Gutiérrez cambió de opinión, ahora a favor del cupo femenino

Foto: Diario Río Negro

Jalenska Zurakoski Luparelli.

El gobernador Gutiérrez decidió que ahora sí quiere implementar el cupo femenino en Neuquén, según expresó en el encuentro de mujeres del Movimiento Popular Neuquino llevado a cabo en el día de ayer. A pesar de que el mandatario se había expresado en contrario a principios de este mes, cuando la medida fue ley en la provincia de Buenos Aires, decidió allanarse a la iniciativa nacional. Las circunstancias cambiaron para el gobernador, tanto en el frente nacional, ahora que la paridad de género se impone como ley en el Congreso de la Nación; como en el frente interno, puesto que Rolando Figueroa y las mujeres que los acompañan puertas adentro del partido impusieron su voluntad.

El 03 de octubre, Gutiérrez había manifestado su desacuerdo total con el mínimo del 50% para las mujeres en las listas electorales. En dicha ocasión, planteó que en las propuestas “del 50 y 50 tendrías el piso y el techo, mientras aquí queda abierto a la efectiva participación y a que pueda darse la situación inversa a la que se ha dado hasta aquí y que haya más mujeres”. De esta manera, la propuesta del oficialismo iba en contra de la normativa vigente en la provincia que impone un cupo del 30% para las féminas en las listas.

Con claridad el gobernador había explicado su decisión de que la participación de distintos géneros en los cargos públicos se asegure a través de un “principio de equidad”, sin porcentajes ni pisos. Al no poner números en el proyecto de reforma política, Gutiérrez dijo: “hemos abierto la puerta a la efectiva participación de la ciudadanía, y es la ciudadanía la que resuelve al momento de elaborar las candidaturas”.

Vale subrayar que tales declaraciones no tuvieron mayor repercusión social. En Neuquén, al igual que en el resto del país, la discusión por la reforma política no ha trascendido. Es una decisión que corre de arriba hacia abajo dentro del mismo sistema político, imponiéndose sin que la sociedad civil se involucre.

images1Aunque la movilización nacional y el paro de mujeres que tuvo lugar el 19 de octubre contra los femicidios, bajo las consignas #NiUnaMenos y #VivasLasQueremos, fue clave para definir la votación en el Congreso, la demanda masiva era contra la violencia de género no por el armado de las listas para las elecciones del año próximo. Fue la muñeca política de los legisladores la que no dejó perder la oportunidad que se le presentaba al calor de la multitud que marchaba compungida tras el brutal asesinato de la adolescente Lucía Perez, violada y asesinada en Mar del Plata.

De este modo y antes de que siquiera haya pasado un mes desde sus declaraciones primeras, el gobernador Gutiérrez ha mostrado una capacidad de adaptación llamativa respondiendo a los inputs emepenistas, marchando al ritmo que la carrera electoral marca. De esta manera, el mandatario se suma en su discurso a quienes entienden que existe cierta segregación en la actividad política que no permite que las mujeres hagan carrera política y lleguen a cargos por su idoneidad, entendiendo que es una realidad que puede ser corregida por ley.

Así, ayer sábado 29 de octubre, en el gimnasio del barrio Unión de Mayo de Zapala, ante un público numeroso de más de 5000 mujeres militantes del MPN, el gobernador anunció que de ahora en más iba a reemplazar los términos en el proyecto oficial para que “en vez de equidad de género diga igualdad de género”, algo que según el gobernador implica que las listas de candidatos deberán respetar para los cargos una equivalencia de 50% del sexo femenino y otro 50% del sexo masculino.

Dado el énfasis puesto en la terminología, cabe preguntarse cuál es la diferencia que encuentra el mandatario neuquino para hablar de igualdad en lugar de equidad, sin utilizar el término paridad que se popularizó en la instancia nacional.

Es llamativo desde el punto de vista que el concepto de “igualdad” era más apropiado para su postura inicial que sin pisos ni techos igualaba jurídicamente a los candidatos, cualesquiera que fuese su género. Mientras que el término “equidad” refiere al criterio que distribuye en partes equivalentes los espacios en las listas según se trate de hombres o de mujeres. Quedando abierta la discusión respecto al lugar que van a ocupar en las listas quienes no se perciban a sí mismos como “hombres” o como “mujeres”, o que bien no se identifiquen con el “sexo masculino” o el “sexo femenino”, en tiempos en los que los transexuales, y la comunidad LGTB en general, avanza en sus conquistas políticas rompiendo paradigmas. Lo cual invita a reflexionar acerca de la posibilidad de que la paridad de género suponga en un futuro una nueva reforma, que incorpore cupos para otros colectivos que se sientan discriminados al momento de participar en política.godoy

Por su parte, con su reciente decisión a favor del criterio corporativo en la confección de las listas, el oficialismo facilita el avance de la reforma política en la legislatura provincial. Allí los bloques de Libres del Sur, el PTS-FIT, la Unión Cívica Radical y Unión Popular-Frente Renovador han presentado proyectos favorables a la paridad en la participación de las mujeres, cada uno por su cuenta, demorando el avance de la reforma en relación a las expectativas oficialistas. Siendo la propuesta de Raúl Godoy (PTS-FIT) la más transgresora, puesto que incorpora un cupo femenino del 50%, permitiendo que haya listas con hasta un 100% de candidatas, al tiempo que “establece que en caso de renuncia de una diputada mujer a su cargo, deberá ser reemplazada por la siguiente candidata mujer de la lista”, yendo más allá en el debate, al discurrir sobre la participación en la política tanto de las mujeres como de quienes se “auto-perciben” como tales.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario