Denunciada por corrupción, la neuquina OPS solicita concurso preventivo

Foto: el ex secretario general de la Presidencia y ex director de la AFI Oscar Parrilli

Jalenska Zurakoski Luparelli.

La empresa petrolera neuquina OPS, que en el período 2003-2015 creció de manera vertiginosa, hoy está en convocatoria de acreedores. A lo largo de la década kirchnerista, OPS obtuvo contratos millonarios con YPF y sus dueños están relacionados con el ex secretario general de la Presidencia y ex director de la AFI Oscar Parrilli, y con el Frente para la Victoria (FPV) neuquino.

A mediados de este año, en el marco de las investigaciones por la Ruta del Dinero K, el nombre de la empresa apareció vinculado a declaraciones de uno de los condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta. A su vez, una fuerte denuncia realizada por los diputados nacionales del PRO, el nequino Leandro López y el rionegrino, Sergio Whisky; la acusó por lavado de dinero y corrupción durante el kirchnerismo.

Según detalla LA NACIÓN, la compañía se presentó en concurso de acreedores, con una deuda de más de $ 1000 millones y prevé despedir a más de 500 trabajadores. Excusándose en la crisis en la que está sumergida la industria hidrocarburífera de la región, la empresa pidió la apertura de su concurso preventivo en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial número 31, Secretaría 61, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), antes de que finalice octubre.

Sin experiencia en el mercado, OPS obtuvo en 2005 y 2007 dos contratos millonarios con YPF. Uno por obras en Rincón de los Sauces por $60 millones anuales, otro por movimiento de suelos en Loma Campana, El Orejano y Rincón del Mangrullo, por $30 millones anuales.

La nueva gestión de YPF, elegida por el gobierno de Mauricio Macri, le quitó en agosto a OPS ambos contratos.

El 23 de junio del corriente año, desde la cárcel Martín Lanatta, expresó “Voy a nombrar una empresa que no está siendo investigada por corrupción, pero que es igual o más grande que la Austral Construcciones de Lázaro Báez”. “Néstor Kirchner citaba al presidente de esta empresa para que le llevara los bolsos llenos de plata”. En aquella ocasión, el detenido, en diálogo con radio La Red, Lanatta habló de una empresa que no era investigada “por corrupción” pero que era más importante que Austral Construcciones, propiedad de Lázaro Báez, el empresario patagónico detenido por presunto lavado de dinero.

Según replicó el portal BigBang, la misteriosa empresa a la que aludía Lanatta era OPS. Una firma creada el 30 de mayo de 2003 en Neuquén, sólo cinco días después de que Kirchner asumiera como presidente de la Nación. La empresa patagónica se dedica a todo lo referente a la explotación petrolera, entre sus clientes se encontraban YPF, Shell, Chevrón, Petrobras, la petrolera Total, el conglomerado de Camargo Correa y dos organismos estatales: el ministerio de Turismo de la Nación y Vialidad Nacional. Con sede en Cipolletti (Río Negro), Rincón de Los Sauces, Añelo y en la capital de Neuquén, OPS ha mantenido una enorme influencia en la explotación del yacimiento Vaca Muerta. También posee una sede en la Ciudad de Buenos Aires, en la calle Carlos Pellegrini. OPS también se involucró con el negocio de la basura en San Carlos de Bariloche, ganando una licitación sin mayores dificultades en 2014.

En el portal Big Bang, se referencia a un hombre cercano a la familia que concentró el poder más de una década: el ex senador nacional –y compañero de banca de Cristina Fernández de Kirchner- por Santa Cruz Nicolás Fernández.

Según describe LA NACIÓN,Mario Cifuentes, presidente de OPS, nació en Caleta Olivia (Santa Cruz), es amigo de la infancia del ex senador kirchnerista Nicolás “Tito” Fernández, con el que fue copropietario de la Estancia 9 de Julio, e hizo negocios con Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de Máximo Kirchner, al que le vendía camiones usados. Su vínculo con Sanfelice es más profundo: apenas Cifuentes se casó, le alquiló una de sus casas para vivir allí con su familia. Sanfelice era amigo del padre de Cifuentes, quien antes de crear OPS era monotributista.

Uno de los ex directores y actual jefe de relaciones laborales de OPS es el abogado Gustavo Mazieres. De familia peronista muy reconocida en Neuquén, su padre fue compañero de militancia de Parrilli en los 70. Mazieres -según la denuncia- fue abogado de Lorena Parrilli, hija del ex funcionario kirchnerista.”

El 25 de agosto, los diputados Nacionales del PRO de Neuquén, Leandro López y de Río Negro, Sergio Whisky presentaron una denuncia penal en el Juzgado Federal de la Neuquén por presunto lavado de dinero contra los propietarios de la empresa de Servicios Petroleros OPS S.A.C.I. En dicha oportunidad, los legisladores pidieron que se investiguen sus vinculaciones con el ex secretario General de la Presidencia y ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli y el ex senador Nacional por Santa Cruz, del Frente para la Victoria, Nicolás Alejandro “Tito” Fernández.

Ambos legisladores, en conferencia de prensa, informaron que investigaban desde hace varios meses a la empresa  que tuvo “un explosivo crecimiento exponencial durante el gobierno kirchnerista”. A su vez denunciaron la “posible comisión del delito de lavado de activos contemplado en los artículos 303 y 304 del Código Procesal Penal de la Nación y/o de otros ilícitos penales que pudieran surgir de las investigaciones a realizarse”.

La denuncia señala a los propietarios de la empresa OPS S.A.C.I. con domicilio en la ciudad de Cipolletti, Río Negro, Mario Víctor Cifuentes, Mirtha Diana Sali (su esposa), Gustavo Adolfo Sifuentes y Pablo Andrés Sifuentes. También al abogado de Neuquén, Gustavo Mazieres y a Guillermo Gesualdo, ex funcionario de la provincia de Río Negro.

Según el diputado neuquino, “Esta empresa trataba de lavar dinero. Nace y muere con el kirchnerismo. Hay muchas vinculaciones entre Fernández y Cifuentes, y entre Mazieres y Parrilli en Neuquén. Mazieres era un incobrable en 2004, pero estaba armando una empresa que compitió con las grandes de la provincia”

López había expresado que “hubo durante el gobierno anterior un entramado de diferentes empresas, testaferros que han trabajado vinculados a dirigentes políticos y que han lavado dinero proveniente de ilícitos de la corrupción y en este caso tenemos indicios suficientes para sospechar que la empresa OPS y sus dueños formaban parte y cometieron el delito de lavado de activos”.

Hace diez días, los legisladores ampliaron su denuncia y pidieron nuevos oficios tras detectar cuentas en el exterior y aviones a nombre de Cifuentes.

Por su parte, en una entrevista publicada por LA NACIÓN, el acusado Cifuentes niega que su empresa haya crecido gracias a sus vínculos y al de sus socios con el kirchnerismo y que hubiera lavado dinero de la política.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario