El cambio depende de lo que haga la sociedad

Opinión Publicada

Por Enrique Valiente Noailles

Estamos acostumbrados a esperar  todo del Gobierno y  a señalarlo rápidamente con el dedo si fracasa. Sin embargo -como acierta a señalar  Enrique Valiente Noailles en La Nación- “desde el advenimiento de la democracia, los gobiernos son la punta del iceberg de una sociedad que oscila en cada momento histórico en la priorización de sus valores. La masa sumergida es la sociedad que da un mandato según lo que primariamente la preocupa. . Esa masa es a la vez el témpano contra el que ha chocado el Titanic argentino una y otra vez. Porque se trata de una sociedad cambiante, que mantiene una alta volatilidad en sus prioridades y que entroniza por épocas algunas que ignoraba hasta hace poco, o a la inversa”.

Añade que “a nadie extrañan las firmas de Néstor Kirchner falsificadas en los libros societarios de la familia, que no es otra cosa que la reproducción en la intimidad de una práctica pública, ya que su gobierno fue una masiva falsificación del progresismo y la democracia”. Los intelectuales K tratan de minimizar el hecho utilizando frases líricas invocando las «rajaduras por donde el concepto de corrupción entró como un mar embravecido por las brechas de un antiguo navío». .. “Pero si la ceguera voluntaria de unos pocos no es preocupante, sí lo sería que de a poco se gestara nuevamente una indiferencia a estas cuestiones por parte de la mayoría”.

Valiente Noailles advierte que “lo que necesita la Argentina se visualiza con claridad en las diversas luchas de María Eugenia Vidal contra la mafia cancerígena de la provincia de Buenos Aires. Pero esa lucha no tiene ninguna posibilidad de ganarse si el cuerpo sumergido del iceberg no la sostiene. La funcionaria con mejor imagen es la que se está encargando de llevar adelante una cirugía mayor de ese mundo delictivo y tenebroso”.

Leer la nota completa

iceberg

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario