El senador Fuentes obstaculiza la reforma electoral

Confluencia Digital

emf_fuentes-01Con  la decisión del presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Marcelo Fuentes (FPV-Neuquén), de suspender el plenario convocado para el martes próximo, en el que iba a continuar debatiéndose la reforma electoral, quedó sepultado el proyecto de reforma política impulsado por el gobierno nacional. Los gobernadores peronistas decidieron “postergar el debate” de la reforma electoral sin establecer una fecha determinada, lo que en términos prácticos supone dejar el proyecto en la cuneta.

Al igual que ocurrió con el fracaso de la denominada “ley Mucci” en el primer año de administración de Raúl Alfonsín, donde el voto del senador Elías Sapag hizo naufragar la reforma, es nuevamente un senador neuquino el que apuntala a las corporaciones políticas para mantener sus privilegios feudales. Esto muestra la versatilidad de la clase política argentina, donde el senador Fuentes –ex dirigente del Frente Amplio “progresista”- termina avalando las prácticas que han permitido la permanencia en el poder de caciques provinciales nefastos.

El argumento esgrimido es la supuesta inseguridad técnica que ofrece la boleta única electrónica (BUE) que el Gobierno pretendía aplicar el año próximo. Según el bloque del FpV, “las objeciones de los expertos informáticos en cuanto a la alta vulnerabilidad de algunos de los métodos electrónicos propuestos determinan la imposibilidad del apoyo al proyecto tal cual fue aprobado por Diputados”. Es decir que sin boleta electrónica, continuará el robo de boletas y otras prácticas que permiten la única vulnerabilidad que interesa: la libre voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario