La Ruta del Dinero K pasa por Neuquén

El matrimonio Kirchner, implicado en numerosas denuncias por corrupción.

Jalenska Zurakoski Luparelli.

La Ruta del Dinero K pasa por Neuquén. No podía ser de otra manera, puesto que el matrimonio Kirchner en la Patagonia forjó su carrera política, mucho antes de proyectarse a nivel nacional. Por estos lares, los ex presidentes Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015), amasaron su fortuna, estrecharon lazos personales y catapultaron al éxito a personas que antes de conocerlos tenían una vida anodina. Todo parece indicar que en la década K cultivar amistades significaba poder realizar muy buenos negocios.

Esta vez los titulares de los diarios hablan de un escándalo en Neuquén protagonizado por el santacruceño Mario Víctor Cifuentes, presidente de la empresa neuquina dedicada a los servicios petroleros, OPS.

13552d4Cifuentes es dueño de un emporio empresario de dimensiones multinacionales conformado por innumerables sociedades mayormente integradas o dirigidas –según el caso- por él, por su esposa, Mirtha Sarli, por su hermano Gustavo, y por su hijo, Pablo.

Leer «Denunciada por corrupción, la neuquina OPS solicita concurso preventivo»

La red de interrelaciones en la que se funden amistades, familia y negocios asociados a las firmas de este empresario patagónico implica a personalidades de la política y de las empresas vinculadas, de la talla del ex titular de la AFI y ex secretario de la presidencia Oscar Parrilli; su amigo y abogado reconocido en Neuquén Gustavo Mazieres; Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de Máximo Kirchner; Guillermo Gesualdo, ex funcionario del gobierno de Jorge Sapag en Neuquén y secretario del gobernador de Río Negro Weretilneck; Nicolás “Tito” Fernández, ex senador y compañero de banca por Santa Cruz de Cristina Kirchner; y el condenado ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime; entre otros.

Si la justicia decide vincular todas las causas relacionadas durante la década kirchnerista en una única megacausa para investigar decididamente a la corrupción durante la década ganada, no hay dudas que dentro de esa red criminal ha de figurar Mario Cifuentes. El paralelismo entre la operatoria llevada a cabo por este empresario y las maniobras realizadas por el detenido Lázaro Báez, dueño de Austral Construcciones S. A., es asombroso.

Máximo y Cristina Kirchner, con Lázaro Báez detrás, saliendo del mausoleo donde descansan los restos de Néstor Kirchner. Foto: Diario Clarín.
Máximo y Cristina Kirchner, con Lázaro Báez detrás, saliendo del mausoleo donde descansan los restos de Néstor Kirchner. Foto: Diario Clarín.

En las provincias suelen confundirse los vínculos políticos con las relaciones interpersonales, al punto que la gestión de lo público se embrolla con la administración de los asuntos privados de la familia y amigos del líder. Los Kirchner llevaron este esquema propio del caudillismo que practicaban en Santa Cruz a nivel nacional, cosechando apoyos y despilfarrando recursos. Una práctica que se profundiza cuando los gobernantes se eternizan en la actividad política.

La permanencia en el poder consolida vínculos y contribuye a desdibujar los límites entre lo público y lo privado en el reparto de privilegios y favores, de manera que los recursos y contratos con el Estado pasan a ser en la práctica decisiones patrimoniales del gobernante. Vale para el Movimiento Popular Neuquino, un partido consolidado a partir de la obra pública y los vínculos personales, en el cual el nepotismo ha sido la regla.

El ex gobernador de Neuquén, Jorge Sapag
El ex gobernador de Neuquén Jorge Sapag.

Sin ir más lejos, podemos referirnos específicamente a la probable connivencia del ex gobernador de Neuquén, Jorge Sapag y sus funcionarios de más alto nivel, por acción o por omisión, en las maniobras delictivas asociadas a OPS. Dado que Sapag gobernó la provincia por dos períodos consecutivos a la par de la ex presidente Cristina Kirchner, mientras el emporio de Cifuentes firmaba contratos millonarios para operar en Neuquén.

Cabe preguntarse hasta qué punto YPF puede haber favorecido a OPS con contratos millonarios sin que estos movimientos llamen la atención de las autoridades neuquinas.

También es propio extender el razonamiento para el senador por el MPN Guillermo Pereyra, Secretario General del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa desde 1984, estrecho amigo de Cifuentes, según detalla el diario Río Negro. Relativo a su amistad, la investigación -realizada por los periodistas ítalo Pisani y Javier Lojo- subraya un dato cuando menos curioso, Cifuentes le “prestó” camiones a la empresa de transporte de petróleo Soitué SRL dirigida por la ex esposa de Pereyra (Norma Martínez) y sus hijos.

En comunicación telefónica con Confluencia Digital, el diputado Leandro López (PRO) expresó: «Nada de lo que pasa en Neuquén ni en el mundo petrolero escapa a los ojos del MPN, tanto el sindicato como el gobierno provincial saben muy bien todas las empresas que operan en la zona y lo que hacen o dejan de hacer... siempre tienen connivencia del gobierno Es muy dificil entrar en el rubro si no tenés luz verde del sindicato o también del gobierno. No hay empresas que hagan la suya enfrentándose a la línea oficial.»

Surge el interrogante, ¿es posible que una empresa como OPS participe de un porcentaje altísimo de operaciones en el mercado de los hidrocarburos sin que el líder sindical, a la vez director en YPF luego de su expropiación, no haya manifestado inquietud alguna por el crecimiento descomunal de la ignota empresa?

En el mes de agosto, los diputados nacionales del PRO, Leandro López y Sergio Whisky presentaron la denuncia.

La denuncia realizada contra los dueños y directivos de OPS por los diputados nacionales Sergio Whisky y Leandro López, presentada ante el Juzgado Federal Penal de Neuquén es por lavado de activos, un delito tipificado en los artículos 303 y 304 del Código Penal. Aunque el lavado de dinero es suficiente para que recaiga el peso de la ley sobre los implicados en la denuncia, la investigación que está llevando a cabo el fiscal que interviene en la causa podría llegar a rastrear el delito precedente.

Como explica la UIF (Unidad de Información Financiera) en su sitio web, el lavado de activos es el proceso en virtud del cual los activos de origen ilícito se integran en el sistema económico legal con apariencia de haber sido obtenidos en forma lícita. Generalmente se identifica el narcotráfico como el principal delito base del lavado de activos. No obstante, no es el único ya que el delito precedente también se puede originar en la venta ilegal de armas, la trata de personas, las redes de prostitución, la malversación de fondos públicos, el uso malicioso de información privilegiada, el fraude informático y el terrorismo, entre otros. Todos ellos producen beneficios y ganancias mal habidas, que crean incentivos para que se intente legitimarlas.

Siguiendo el mismo razonamiento, surgen dudas respecto al destino del dinero dentro del circuito del que formaría parte el emporio empresario presidido por Cifuentes. Si el objetivo pasaba por encubrir fondos conseguidos en actividades ilícitas intentando en ese proceso darle apariencia de haber sido obtenido legalmente, ¿cómo los millones de pesos y dólares que habrían gestionado Cifuentes y sus allegados podrían haber sido administrados por sus poseedores primeros?, ¿los fondos habrían retornado a sus manos o cuál habría sido su destino?

A este respecto, surgen sospechas relacionadas con el socio de Máximo Kircher, Osvaldo Sanfelice, quien con su empresa inmobiliaria Agosto S. A., compraba camiones a OPS al mismo tiempo que cobraba facturas por asesoramiento inmobiliario a la empresa insignia de Cifuentes. Las facturas de estas transacciones las pudo obtener el diario Río Negro.

Por otro lado, una maniobra habitual en el lavado de activos es que las empresas utilizadas a tal fin facturan como patrocinadores de clubes o competencias deportivas. En este caso, OPS firmó un acuerdo comercial con el Club Cipolletti en el periodo 2007-2010 y luego en el 2014, siendo el principal sponsor de la campaña del Albinegro ese año.

Las remeras de los jugares del Club Cipolletti exhibían el logo de «OPS». Foto: Diario Río Negro.

Confluencia Digital pudo constatar que el fiscal de la causa está avanzando con la investigación en Neuquén y que la misma es observada de cerca por los denunciantes. Asimismo, López y Sergio Whisky han presentado una ampliación de su denuncia inicial.

Quizá esta sea una buena oportunidad para retomar el debate en el seno de la Legislatura neuquina sobre la Ley de Ética Pública y acerca de la posibilidad de conformar una Oficina Anticorrupción en Neuquén, un proyecto de la diputada Carolina Rambeaud (PRO), que tenía la finalidad de crear una estructura judicial para indagar presuntos casos de corrupción, compuesta por un fiscal a cargo y dos adjuntos totalmente independiente del Estado, destinada a investigar las denuncias contra funcionarios públicos, asociaciones, instituciones y empresas en el caso de que hayan hecho un perjuicio grave al patrimonio económico estatal.

Al momento las iniciativas en este sentido, presentadas tanto por la diputada provincial Rambeaud, como por su par Patricia Jure (PTS-FIT) -quien ha solicitado información relativa al desarrollo de la obra pública en la provincia en los años del kirchnerismo- han sido obstaculizadas por el MPN, el FPV y sus aliados.

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario