Una reforma a medida del MPN

El debate por la Reforma Política en Neuquén tuvo despacho. Foto: Legislatura de Neuquén

Jalenska Zurakoski Luparelli.

Finalmente tuvo despacho la denominada Reforma Política en la Legislatura neuquina y la ley será votada a mediados de diciembre, en las últimas sesiones del año.

Mariano Mansilla (FPN-UNE)

No faltaron los desacuerdos. Hubo diputados molestos con la supuesta falta de tiempo para analizar los puntos a ser reformados. Hasta se planteó que el proyecto sobre el que se estaba trabajando no era el mismo que finalmente consiguió los votos en la Comisión de Asuntos Constitucionales. El legislador Mariano Mansilla (FPN-UNE), quien en las elecciones del 26 de abril de 2015 fue en lista colectora de la fórmula del Frente para la Victoria, catalogó de “mamarracho” el resultad : «Este proyecto es un mamarracho, hay temas que no se trataron, teníamos muchos aportes para hacer, no hay claridad en los contenidos y en la forma que se presentó. No se discute el financiamiento, los recursos de cada partido en las campañas y se hace una diferencia del sistema electrónico en municipios de primera categoría”

Sucede que el nombre de Reforma y más aún de Reforma Política le queda grande, ya que a la postre sólo efectúa algunas modificaciones en la ley electoral en base a meros consensos que adecúan la normativa a los requerimientos del oficialismo sin proponerse cambiar los usos locales en la materia. Queda en evidencia que el sistema tiene sus estrategias para auto-preservarse y cuidar de cerca el statu quo.

El esquema de poder sobre el que se afianzó el MPN con sus aliados ha de perdurar gracias a la continuidad de las listas colectoras y espejo. Al respecto, el jefe del bloque oficialista Mario Pillatti, manifestó “esto claramente fue una prenda de negociación, surgió en este proceso de negociación en función de construir las mayorías”, justificando la continuidad de estos controvertidos mecanismos. Se preserva así un sistema en el cual los aliados nutren al MPN con sus votos pero sin llegar a tener autonomía, no desarrollan estructuras partidarias modernas y son dependientes funcionales de la fuerza hegemónica. De esta forma, la posición dominante del partido provincial sigue en pie, concediendo algunos espacios pero siempre limitando el desarrollo de sus opositores. En el intercambio, los aliados obtienen posiciones políticas, presupuesto y a veces hasta un modesto lugar en las mesas de negociación.

Mario Pilatti (MPN)
Mario Pilatti (MPN)

Quizá la mayor innovación provenga de la incorporación de la Boleta Única Electrónica -BUE- para las elecciones a gobernador 2019. Aunque las advertencias de gradualismo en su implementación, adaptándose a las capacidades e infraestructura de cada municipio, anticipan obstáculos y excusas.

Claro que la aprobación de la BUE despertó suspicacias por parte del justicialismo y del FpV. Porque fue el punto en el cual el MPN se mantuvo fiel a los deseos de Macri. Tema central de la reforma electoral, que trabó el debate en el Senado de la Nación. De tal importancia que hasta se llegó a especular con que el presidente nunca aterrizó en Neuquén, a pesar de haber generado expectativas en reiteradas oportunidades a lo largo del año, a la espera de que el proyecto de Reforma avance y específicamente en lo que refiere a la BUE en la provincia.

Hay que destacar que la BUE desafía el sistema de punteros. Elimina los problemas derivados del robo de boletas, los faltantes, la reposición, el voto en cadena, etc. Le permite a los partidos con pocos fiscales estar presentes como opción para todos los electores, en todas las mesas y así crecer, asegurándose la representación de todas las fuerzas en la competencia electoral. Todos aspectos que redundan en mayor transparencia. Quizá esto impacte en cambios positivos en el mapa político neuquino una vez transcurridas las elecciones de 2019.

godoy
Raúl Godoy (PTS-FIT)

Otro punto prioritario en la reforma neuquina pasa por el cupo femenino, que ya existía en nuestra legislación pero que ahora se amplía. Siendo un tema que ya estaba consensuado antes del tratamiento en Comisión. Por su parte el cupo juvenil no supuso mayor debate. La definición de los cupos impacta en los resultados de los comicios y en la composición posterior de los espacios parlamentarios, no obstante no fueron objeto de mayor análisis. De hecho, relativo a la paridad de género, el legislador Raúl Godoy (PTS-FIT) expresó que “es una demanda del movimiento de mujeres” y no una “concesión”, aludiendo al consenso social que existe al respecto, que se impone por sobre el debate legislativo.

Lamentablemente, asuntos de trascendencia política, fundamentales para limitar a quienes hacen uso del aparato estatal en tiempos electorales, tales como el financiamiento de las campañas y de los partidos, referente a recursos y asignaciones, topes, duración, publicidad, etc., finalmente fueron evadidos y su debate quedó fuera de esta reforma. Lo mismo sucedió con otros temas que querían ser incorporados por la oposición, como el ballotage y las PASO, que eventualmente podrían socavar la posición dominante del MPN, que quedaron absolutamente fuera de la discusión desde la primera hora.

reforma
En 2019 se implementaría el uso de la BUE en la provincia.

En su momento, el parlamentario del MERCOSUR, Ramón Rioseco había expresado: “es sólo maquillaje, es una cuasi reforma política (…) Es un código que tiene por objeto principal, no modificar las condiciones de supervivencia política del MPN.”

El debate por la Reforma Política en Neuquén fue muy pobre. Si bien el gobernador quiso investir de cierta legitimidad de origen a su proyecto, convocando a la ciudadanía a brindar su apoyo a través de un sitio web diseñado a tal fin, 2000 votos dieron cuenta de una participación paupérrima en dicho espacio virtual. La pasividad ciudadana de vio en las calles, donde los reclamos prevalentes han sido sólo por puja salarial y no por reforma política, siquiera electoral. En este sentido los sindicatos y organizaciones sociales son funcionales al esquema verticalista que en el ejercicio del poder ha impuesto el MPN. Sin procurar alterar el sistema político, sino simplemente  luchando por recibir la porción más grande posible de la torta de recursos de que dispone el Gobierno, a estas agrupaciones no les ha parecido propicio pronunciarse acerca de la reforma. Aceptando, de facto, el uso discrecional de los recursos públicos que lleva a cabo el gobierno provincial.

La dependencia del grueso de los neuquinos con la política, eterniza las mismas estructuras que sostienen la hegemonía del MPN desde hace más de 5 décadas en la provincia. Si no se reduce el tamaño del aparato estatal y su incidencia en la vida de la población, difícilmente cambien los incentivos para aquellas prácticas clientelares que moldean un electorado de baja intensidad a su medida.

Es lamentable que un asunto de semejante trascendencia para la vida política neuquina no haya tenido el debate que correspondía en los espacios legislativos. Los tiempos para el diálogo existieron, no obstante se optó por desaprovecharlos. Desde el comienzo los legisladores supieron que este tema ameritaba profundidad en el análisis en vistas al fortalecimiento institucional de la provincia, no obstante se permitió el avance de un proyecto que pretendía ser aprobado sin mayores debates. Denominar Reforma Política a un proyecto que no es tal cosa, es una falta de respeto a los electores en una jugada a favor de preservar los intereses consolidados muy lejos de las transformaciones que los neuquinos necesitan. Salta a la vista cómo los intereses creados se blindan ante la posibilidad de cambio.

Quedan muchos asuntos pendientes en el tintero. Se agregan la ley de ética pública y la de acceso a la información. Deberemos velar porque nuestros representantes estén a la altura de las circunstancias.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario