Aumenta la inseguridad en América Latina

Confluencia Digital

América Latina registra una de las mayores tasas delictivas del mundo. Se calcula que más de un millón de asesinatos se han producido entre 2000 y 2010. En 11 de los países del área los homicidios superan los 10 casos por cada 100.000 habitantes. Hay ciudades, como Caracas o Acapulco, donde el índice es todavía 10 veces superior.

La paradoja es que el desarrollo que ha beneficiado a la región en la última década no ha servido para reducir la inseguridad. Ha aumentado la clase media pero también ha aumentado el delito. De modo que no se puede establecer una correlación directa entre pobreza y delito.

Según un informe del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) “tomadas por separado, la pobreza, la desigualdad de ingresos y el desempleo no parecen explicar satisfactoriamente los niveles de inseguridad en la región. Por el contrario, el crimen ha aumentado en un contexto regional de crecimiento dinámico y de mejoras notables en indicadores sociales. Entender esta particularidad requiere aceptar que la violencia y el crimen no tienen explicaciones simples”.

Entre los complejos factores que influyen en el aumento de la criminalidad se puede señalar el crecimiento de la sociedad de consumo que da lugar a la formación de enormes mercados ilegales de coches, teléfonos, prendas de vestir, drogas, etc. demandados por las clases bajas ascendentes. Se ha denominado “delito aspiracional” el que se produce en este contexto. Según el PNUD “las personas en situación de pobreza no son necesariamente las que delinquen, sino que lo hacen quienes muestran aspiraciones para alcanzar las metas prescritas por la sociedad (ropa de marca o celulares de última generación), pero que tienen desventajas para materializarlas con malos empleos y sueldos bajos”.

Leer nota completa

pe-idhreg

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario