Ganancias: el costo para las provincias

El sorpresivo acuerdo fue trabajado por el massismo, el kirchnerismo, el socialismo y el bloque Justicialista.

Confluencia Digital

El impuesto a las Ganancias es coparticipable, de forma que el costo fiscal del proyecto opositor aprobado esta semana en la Cámara Baja sería compartido con las administraciones del interior.

De esta forma, las posturas de los mandatarios provinciales resultan claves para los apoyos que pueda tener el proyecto de la oposición para modificar el gravamen

Sobre este punto, es que el gobierno nacional ha comenzado a presionar a los gobernadores para que el proyecto no avance en el Senado. Cambiemos informó que esa ley tendría un impacto fiscal adicional para las provincias de $ 7000 millones, al mismo tiempo que dejó trascender que la Nación cubriría la pérdida de estos recursos con fondos hoy previstos para obras y servicios provinciales. El mensaje fue destinado a los gobernadores de provincias opositoras, que deberán tener en cuenta que el costo de acompañar el proyecto que nucleó al peronismo a nivel nacional será pagado peso por peso en términos de recursos que dejarán de percibir. 

En declaraciones a Radio Mitre, en el programa de Lanata Sin Filtro, Mauricio Macri criticó con dureza al diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, y condenó que «haya querido engañar a los gobernadores con la creación de impuestos, porque la mitad la pagan las provincias». En ese sentido, adelantó: «Las próximas semanas va a haber novedades, hay mucho debate entre los gobernadores y espero que el Senado muestre que tiene un compromiso con la gobernabilidad».

El ministerio Rogelio Frigerio dio a conocer un cuadro con una potencial pérdida fiscal neta para las provincias de $ 7000 millones y otro tanto para el Tesoro nacional. Según esos números, el impacto fiscal del dictamen votado en Diputados será de $ 65.557 millones.

El presupuesto 2017 preveía una partida de 27.000 millones para financiar la reforma de Ganancias, acordado con las provincias. De esta manera, la pérdida neta sería de 38.557 millones, de los cuales las provincias absorberían casi 20.000 millones y la Nación, casi 19.000 millones.

De todos modos, si finalmente el proyecto se sanciona con fuerza de ley, el Gobierno evalúa vetarlo sin dejar de compartir el costo político del veto con los gobernadores que no se atrevan a intentar siquiera frenar el proyecto y procurando arrastrar consigo a Sergio Massa, a quien Macri tildó de «impostor» ya que Massa se impuso en Diputados unido al kirchnerismo más recalcitrante. 

LOS COSTOS PARA EL ALTO-VALLE DE RÍO NEGRO Y NEUQUÉN

Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro
Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, se mostró claramente en contra del proyecto aprobado en Diputados. «Es sumamente grave porque perjudica al conjunto de las provincias. Significa financiar a un sector de la población desfinanciando a otro», dijo. Asimismo, aseguró que, de aprobarse, podría derivar en una situación de endeudamiento de las administraciones provinciales «como en el 2001». «Si a la pérdida de recursos por la recesión, le sumamos este tipo de leyes, no va a quedar ninguna provincia superavitaria», estimó.

El proyecto del peronismo le costará a Río Negro el 2% de su presupuesto, lo que equivale a unos $900 millones.

Por su parte, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez expresó “La expectativa en el Senado es de un tratamiento sensato, con cordura, que no desfinancie el sector público nacional y provincial”. 

Según reproduce el diario Río Negro, Gutiérrez anunció que “Es grave. Vamos a concurrir al Senado para plantearle a nuestros senadores y a los de las otras provincias que esta ley tiene que ser revisada. Que produce un daño irreparable a las finanzas de todas las provincias”. Asegurando que los nuevos impuestos al juego, a las mineras y a la renta financiera “no compensaran” las pérdidas. Para Neuquén se calcula un costo de $600 millones aproximadamente. 

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez enfrenta una nueva semana de negociaciones por el precio del barril criollo. Foto: Diario Río Negro.
El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez.

De esta forma, el MPN irá por la senda marcada por Cambiemos con la intención de hacerle modificaciones al proyecto con tal de que el dictamen deba retornar a la Cámara Baja.

No obstante, el vicegobernador neuquino, Rolando Figueroa, apoyó el proyecto de Massa. Figueroa manifestó que “Es coherente con nuestro reclamo para la región patagónica”. Al mismo tiempo, remarcó que el incremento del 45% de todas las deducciones: “Representa un reconocimiento de los costos de vida de la región”.

Por su lado, el Intendente neuquino Horacio Quiroga, según informa el diario La Mañana Neuquén, expresó explicó que en el caso concreto de Neuquén, la reforma de Ganancias impulsada por la oposición “sumaría complicaciones a la situación de las finanzas provinciales y municipales”. Asimismo, el líder local de Cambiemos señaló enfáticamente que “la irresponsabilidad que se vio en los diputados massistas y kirchneristas no es el camino. En pocas horas presentaron y votaron un proyecto por el cual la Nación deja de percibir recursos por 70 mil millones de pesos y no dijeron con qué ingresos el Estado podrá cumplir obligaciones impostergables como las asignaciones universales por hijo para los sectores más desprotegidos o la reparación histórica para nuestros jubilados”.

En la misma línea y con mucho énfasis se expresó el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, quien se refirió al punto del proyecto que gravaría las ganancias de sectores que hasta el momento se encontraban exentos: la minería, el juego y parte del sector financiero. Específicamente, Uñac discurrió sobre el impacto en la industria minera, fundamental para el sostenimiento de su provincia. También, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, para quien el debate por la reforma de Ganancias «se ha convertido en un tema político más que tributario». 

En los últimos días rechazaron el proyecto opositor de reforma de Ganancias Horacio Rodríguez Larreta (Buenos Aires), Gerardo Morales (Jujuy), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Ricardo Colombi(Corrientes), todos ellos oficialistas.

También se sumaron a la ola de críticas varios peronistas, como Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Hugo Passalacqua (Misiones).

 

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario