La resistencia a pagar el impuesto a las ganancias

Confluencia Digital

En Argentina, en términos comparativos con los países europeos, se paga muy poco por el impuesto a las ganancias, mientras que, en cambio, se castiga a los pobres con altos impuestos al trabajo (cotizaciones a la seguridad social) y al consumo  (IVA). En los países socialmente más avanzados, el impuesto a las ganancias es el que genera mayor recaudación. En Argentina, en cambio, sólo el 20 % de la recaudación proviene del impuesto a las ganancias.

Los sindicatos están siempre a la cabeza de los reclamos por ganancias, pero lo cierto es que ese impuesto solo alcanza al 10 % de los trabajadores. En España, en cambio,  son más de 19 millones de ciudadanos los contribuyentes a ese impuesto y el 90 % son trabajadores. Uno de los argumentos más utilizados es que los trabajadores «no tienen ganancias». En realidad el impuesto  grava la renta de las personas físicas, tanto de las provenientes del trabajo personal como de otro tipo. Por ese motivo en España se denomina «Impuesto a la Renta de las Personas Físicas» y a nadie se le ha ocurrido que los trabajadores queden exentos, une denominación ambigua que abarca a también a ejecutivos de empresa con sueldos millonarios. 

En Argentina hace falta una reforma impositiva integral que eleve la recaudación directa y atenúe la recaudación indirecta. Pero para ello es necesario que se tome consciencia de que los impuestos son necesarios para ofrecer las prestaciones del Estado de bienestar. Un informe de IDESA  ofrece información sobre todas estas cuestiones.

 Leer informe completo

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario