Preocupa la contaminación del Río Limay

Preocupa el nivel de contaminación del Río Limay.

Confluencia Digital

Balneario Albino Cotro de la ciudad de Neuquén.

La Municipalidad de Neuquén dispuso la prohibición para bañarse en el baneario Albino Cotro (ex balneario Municipal) por los niveles de contaminación perjudiciales para la salud. La decisión fue tomada a partir de un informe realizado por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) referido a los niveles de contaminación del río Limay, llevado a cabo el 19 de diciembre de 2016.

La secretaria de Desarrollo Humano, Yenny Fonfach, informó que la AIC observó que el Albino Cotro supera los valores normales de Escherichia Coli: se detectaron más de 240 partes de esta bacteria por cada 100 mililitros de agua. razón por la cual se ha tomado la decisión de clausurar el balneario”.

Aún la información de la Autoridad de Cuencas, cuyo titular es Elías Sapag, no es pública, de manera que aumenta la incertidumbre. Tampoco se cuenta con información oficial por parte de otros organismos, como Recursos Hídricos, el EPAS ni el Municipio. 

Utilizando el hashtag “#LimayContaminado” el concejal del Bloque UNE-NEUQUÉN PUEDE, Pancho Baggio, quien junto a otros legisladores de la misma fuerza a lo largo del año han observado de cerca la situación de los ríos, se expresó en las redes sociales señalando directamente a Elías Sapag como responsable de la situación precaria de los cursos de agua de la provincia.

Por el momento los otros tres balnearios, Río Grande, Sandra Canale, y Valentina Sur, continúan habilitados. Sin embargo, el diario LMNeuquén alerta que trascendió que el estudio (al que no se pudo tener acceso) indicaría que el balneario Gatica tampoco contaría con las condiciones de ser utilizado. 

En declaraciones a medios locales, la subsecretaria de Medio Ambiente, Silvia Gutiérrez, advirtió que “la contaminación por Escherichia Coli tiene un origen que es el residuo cloacal” y dijo que “las razones son obvias: se están vertiendo al río los líquidos cloacales sin ser tratados, tarea que depende del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS).

De esta forma, el bajo caudal de las aguas, sumado al constante vertido de efluentes cloacales sobre el río Limay habrían generado esta preocupante situación. 

Todo indica que la ciudadanía deberá maximizar las precauciones para evitar contacto con aguas contaminadas.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario