Elecciones 2017, el panorama en Neuquén

El Parlamentario del Mercosur Ramón Rioseco y el Diputado Provincial Mariano Mansilla en una Conferencia en Rincón de los Sauces. Enero 2017. Fuente: Twitter.

Jalenska Zurakoski Luparelli.

Este año la agenda política va a marchar al ritmo de las elecciones, en las cuales los neuquinos votaremos diputados nacionales y concejales por la capital.

A nivel nacional, el 22 de octubre se renovará un tercio de la Cámara de Senadores de la Nación y la mitad de la Cámara de Diputados. Con anterioridad, se celebrarán las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) el 13 de agosto, para determinar las candidaturas a dichos cargos.

Sobre un total de cinco diputados por Neuquén, tres renuevan su banca: Darío Martínez (FPV), Adrián San Martín (MPN) y María Inés “Toti” Villar Molina (MPN).

A nivel local, Neuquén Capital renovará la mitad de su Concejo Deliberante: 9 bancas sobre un total de 18. El resultado de los comicios será fundamental de cara a las elecciones a gobernador y a intendente de 2019. Probablemente las elecciones municipales tendrán lugar luego de las nacionales.

En este caso, el MPN buscará renovar 3 bancas, de un total de 7 que hacen del partido provincial la primera minoría en el Deliberante capitalino. Por su parte, la alianza PRO-NCN, pone en juego 2 bancas sobre 5, mientras sus aliados de CC-ARI renuevan la banca de la concejal Karina Montecinos, quien cuenta con el respaldo del Intendente.

Por su parte, ya anticiparon que también irán por la reelección los concejales Gamarra, de Propuesta Ciudadana, y Schpoliansky, del bloque UNE-NQN Puede. Por su parte, la concejal Lamarca por Movimiento Libres del Sur termina su mandato, quedando en el Deliberante su par Maletti hasta el 2019.

Como en estas elecciones no se elige candidato presidencial, el MPN confía en su propio peso a los fines de mantener su posición tanto a nivel nacional como en el escenario local. Se espera la definición de precandidatos para marzo, teniendo en cuenta que el MPN tradicionalmente determina las candidaturas en elecciones internas. Si bien todavía no hay certezas, las diferencias entre el gobernador Gutiérrez y su vice Figueroa, que llegaron juntos al poder como parte de una estrategia pergeñada por Jorge Sapag, cada vez se deja notar con mayor intensidad en un conflicto que influirá en la elección de los posibles candidatos. Asimismo tiene peso determinante el sindicalista y senador Guillermo Pereyra, mientras hay quienes ya están hablando de un posible retorno del ala sobischista del partido.

Las dificultades que enfrenta el gobierno provincial en el año electoral que recién comienza, provienen del rojo de las cuentas públicas de la provincia y los niveles de endeudamiento que debe sostener para cubrir gastos corrientes (el debate referente a la mega-emisión de títulos a la que recurrió el gobernador para refinanciar deuda, encabeza la lista de prioridades en la Legislatura), de la incertidumbre respecto a futuros ingresos (el desarrollo de Vaca Muerta aún está por verse, si bien las expectativas son altas, se necesita tiempo y baja conflictividad para el arribo de inversiones) y de los conflictos gremiales en puerta (que ya es posible anticipar en los reclamos que durante estos días está elevando ATEN, bajo la amenaza -siempre presente- de retrasar el inicio de las clases en la provincia).

A lo largo de 2016, la precaria situación financiera de la provincia ha obligado a Gutiérrez a dar cuenta de su plasticidad política al estrechar vínculos con Macri, debiendo pagar un elevado costo político por su falta de autonomía. Sin embargo, gracias a sus gestiones, ha logrado obtener fondos para realizar obras, fundamentales para el proselitismo.

En la vereda de enfrente se encuentra el intendente neuquino, Horacio Pechi Quiroga, líder de CAMBIEMOS en la provincia. Quiroga, contrario a Gutiérrez, puede ostentar de un gobierno con las cuentas sanas, sin deuda, con superávit de ahorro corriente, una alta ejecutividad de su presupuesto y la realización de obras de infraestructura que dan cuenta de una ciudad más moderna, congruente con el mensaje del intendente que se orienta a la ciudad del millón de habitantes. Sin embargo, la Municipalidad debe lidiar constantemente con el contraste que representan mega proyectos urbanos ubicados en zonas céntricas contra la ocupación irregular de tierras y la situación precaria de algunos asentamientos.

En vistas al 2019, frente a Quiroga, el desafío para MPN en las elecciones locales pasa por recuperar la capital, tras 20 años de intentos frustrados. En lo que va de enero, la disputa entre los dos grandes contendientes se ha centrado en cuestiones ambientales, derivadas de la contaminación de los ríos y de los basurales no autorizados en la ciudad.

El intendente neuquino, a su pesar, debe competir con el gobernador por un trato preferencial por parte de Nación. Mientras los gobernadores son clave como dadores de gobernabilidad en el senado para un presidente cuya fuerza se halla en minoría en el Congreso, Quiroga tiene poco que ofrecer desde la ciudad. Asimismo, la posición de Neuquén entre las provincias productoras de hidrocarburos, le ha dado a Gutiérrez una posición privilegiada en la Rosada. Sin ir más lejos, la debilidad del caudillo radical pudo verse en la disputa por el predio de la U9, donde el favor de Nación fue para Gutiérrez.

Más allá de su currículum personal y en coincidencia con Macri, Quiroga despotrica contra el populismo y el clientelismo, apuntando sin miramientos a las acostumbradas prácticas políticas que le han facilitado al MPN su permanencia en el poder. La aspiración de Quiroga pasa por desbancar del gobierno de la provincia al partido que ocupa el mismo lugar desde hace más de 50 años. Su principal fantasma pasa por la fragmentación, dado que aún no es posible hablar de la existencia de CAMBIEMOS en la ciudad. De allí sus diferencias con sectores provenientes del radicalismo y su alianza con la oposición al MPN que en otros órdenes discute al gobierno nacional, encabezada por UNE (fuerza liderada por el legislador provincial, Mariano Mansilla) y por el cutralquense Ramón Rioseco.

Por el momento se ha anticipado como pre-candidato por CAMBIEMOS Neuquén, David Schelereth, quien está finalizando su mandato como concejal y presidente del Concejo Deliberante. En la confección de las candidaturas, hay quienes hablan de rispideces entre el ala PRO y el sector NCN de la fuerza, tensiones en apariencia provenientes de las aspiraciones de cara al 2019, año en el cual Quiroga no podrá presentarse nuevamente como intendente por tercera vez consecutiva, dadas las limitaciones legales que establece la Carta Orgánica Municipal.

Por su parte, el parlamentario del MERCOSUR, Rioseco se ha alejado estratégicamente del Frente para la Victoria dado que el resquebrajamiento interno de esta fuerza no resulta compatible con sus aspiraciones electorales. En consonancia, ha anunciado que se presentará como candidato independiente por su partido provincial, FPN, Frente y la Participación Neuquina, brindando su apoyo al concejal Schpoliansky. Si bien en la escena nacional el discurso de Rioseco es fuertemente crítico con CAMBIEMOS, en la ciudad suele caminar cerca de Quiroga.

En las elecciones a gobernador a comienzos de 2015, cuando Rioseco con el apoyo del FPV se presentó como candidato, en un momento de polarización a nivel nacional entre “K” y “antiK”, obtuvo prácticamente el 30% de los votos, aventajando a Quiroga por casi 10 puntos y distanciándose del ganador, Gutiérrez, por aproximadamente 8 puntos porcentuales. Aunque ahora el escenario político local y nacional es distinto, frente al MPN Quiroga y Rioseco pudieron ostentar muy recientemente un respaldo opositor de prácticamente el 50% de los electores, distribuido entre sus fuerzas.

Mientras tanto, el peronismo neuquino se exhibe fragmentado. Si bien todo indica que el diputado nacional Darío Martínez por el FPV competirá como precandidato en pos de la reelección, la situación interna atraviesa debates y se hallan lejos de la unidad.

El Frente Renovador neuquino ya presentó a sus candidatos, distanciándose tanto del kirchnerismo como del macrismo (poniendo en la misma bolsa al MPN). Por este partido el concejal Gamarra procurará renovar su banca y el diputado Carlos “Chino” Sánchez será precandidato a diputado nacional.

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario