General Roca y sus dos caras sucias

Gabriel Correa

Gabriel Correa advierte de dos frentes de la ciudad de General Roca que parecen no estar incluidos en los planes de saneamiento y mejoramiento urbano que el Municipio ha implementado. El vecino formuló un planteo ante la sede local de la Defensoría del Pueblo de la Provincia y ha publicado cartas de lectores. Aquí dos de sus reflexiones, una vinculada a la basura en el Zanjón por donde bajaban los aluviones y que separa los barrios Quinta 25, Tiro Federal y barrio Nuevo y, la otra, al basural clandestino que crece junto al barrio Fiske Menuco (ex-toma Hijos de las 250), ambos sectores, ubicados en el norte de la ciudad. 

El Zanjón, fuente de contaminación y plagas

La situación del Zanjón que rodea a los barrios Quinta 25, Tiro Federal y Barrio Nuevo debe saberse y prestarle atención toda la sociedad rionegrina. Se vierten residuos, plásticos y todo tipo de material.

Hablando con los vecinos, me cuentan que padecen convivencia a diario con garrapatas, pulgas, ratas, moscas, arañas, alacranes, culebras y pericotes. Han encontrados parásitos. Dejan perros y gatos muertos. El hollín por la quema de basura se instala en la piel de los niños y mayores. Cuando hay viento los “nylon” son el mayor problema dado que caen en todos los patios. Han tirado hasta residuos patológicos.

A la izquierda, el Penal 1. En el centro, el zanjón y las casas ubicadas a su lado. A poca distancia, el edificio del Poder Judicial. Foto: Gabriel Correa

La montaña de basura suele tapar las dos calles que atraviesan el mismo y comunican Barrio Nuevo con Quinta 25. Lo más duro es escuchar que hay gente que se le aceleraron problemas de asma y que hay nenes con verrugas producto del juego con la tierra. ¿Contaminación? Se han visto bolsas azules del municipio tiradas en el lugar.

Hay que generar conciencia en la población, pero eso no quita responsabilidad política del Ejecutivo en la falta de control de un lugar que tiene una amplia extensión territorial. Se está construyendo un colegio a una cuadra del Zanjón.

Basura orgánica, escombros, refugio para plagas. Foto: Gabriel Correa

La reciente ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante, relacionada a multar a las personas que tiren basura donde no corresponde es positiva, pero no ataca el problema de fondo. Plantea un escenario a futuro pero nada dice sobre la basura que ya está instalada y que se ve a simple vista que contamina.

Acá lo que hace falta es una obra de fondo para sanear el zanjón. Para los que no conocen pasan dos calles por ahí que comunican Barrio Nuevo con Quinta 25 hasta calle Maipú. Esporádicamente el municipio las limpia, pero siempre están llenos de residuos que tapan casi toda la calle. Más allá de limpiar las calles que atraviesan el Zanjón, lo que preocupa mucho más es la cantidad enorme de basura que hay dentro de los pozos. Esa parte no se limpia.

Hace falta constituir un fondo para financiar la solución que requiere esta situación. En estos 13 años sistemáticamente se expone el superávit que salen de las arcas municipales. Se podría afectar un porcentaje del superávit del balance municipal destinado a dicho propósito. Creo que hace falta una reasignación de prioridades en algunas obras. Cuando uno ve que se invierten 8 millones de pesos para embellecer aún más el paseo del canal grande y no se atiende la problemática del zanjón que contamina, genera malestar en los vecinos. Falta decisión política. Y no me refiero solamente al ejecutivo municipal. Los concejales y representantes legislativos de roca, deberían dejar de pelearse para la tribuna y trabajar en conjunto para solucionar este problema que viene desde hace muchos años.

La basura suele tapar las calles que cruzan el Zanjón, comunicando Quinta 25 con barrio Nuevo y Tiro Federal. Foto: Gabriel Correa

Ojala que en el Plan de Obras del Presupuesto 2017, haya una partida destinada a erradicar el Zanjón. Estas situaciones ameritan la presentación que hice en Defensoría del Pueblo para que tome cartas en el asunto. Como institución, entiendo, que tiene herramientas como para impulsar una solución de fondo y efectiva ante dicha problemática. Espero, por el bien de los vecinos de Roca y en especial por los afectados de manera directa, que se llegue a una solución.

El basural junto a Fiske Menuco

Vengo caminando el Barrio Fiske Menuco (Asentamiento 250 Viviendas) desde hace un largo tiempo. Además del abandono total de la gestión municipal, se puede ver como se está conformando un basural clandestino alrededor del mismo desde Jujuy y Del Libertador hacia el Norte. Las imágenes son elocuentes y muy directas a la hora de describir la realidad.

Conversando con los vecinos me han dicho que le iban a pasar una topadora para eliminar las montañas de basura con la que conviven a diario, pero están a la espera hace ya un largo tiempo.

Es un problema grande el que viven los vecinos del barrio. No solo afecta a dicho barrio, sino que indirectamente afecta a las 250 viviendas y barrios aledaños. Dado el superávit fiscal que siempre ostenta el balance municipal, se podría pensar un centro de acopio saturado de contenedores en la zona afectada, para que la gente que va de todos los barrios a tirar basura la tire allí y luego la recolección de residuos los lleve al basural municipal. Terrenos hay de sobra. Si no se hace algo de fondo urgente, lamentablemente esa zona puede ser un próximo“zanjón” de basura.

Es muy peligroso a futuro este escenario, ya que a unos metros está el Parque Industrial con empresas de elaboración de alimentos y empresas que reparten bebidas. O sea, ¿habrá empresas de elaboración de alimentos y reparto de bebidas conviviendo con la basura?

Es hora de que la dirigencia política sea previsible de una vez por todas y ataque el problema en este momento, desde el principio, antes de que crezca sobremanera y se torne incontrolable y siga deteriorando la calidad de vida de la gente que habita el barrio.

Dejo una reflexión. ¿Qué perspectivas de crecimiento pueden tener los vecinos del barrio si tienen que convivir a diario con la basura que les arrojan en sus narices? ¿Qué negocio va a querer abrir un vecino si tiene que convivir a diario con ratas y todo tipo de insectos? Vuelvo a decir, la gente no debe tirar basura donde no corresponde. El problema y la basura indebida está, el control municipal (por el cual se pagan los impuestos) no lo está de manera eficiente. Falta decisión política. Es hora que el Intendente Martín Soria y su equipo tomen en serio el problema y no maquillen la solución. En definitiva, todos somos vecinos, no hay vecinos de primera ni de segunda como se quiere insinuar cada vez que se pide una solución.

Miles de personas, muchas de ellas niños y jóvenes, viven en contacto con los desechos. Foto: Gabriel Correa

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario