El inocultable deseo de ver presa a CFK

Aleardo Laría.

El pasado 17 Marcelo Bonelli firmó una nota en Clarín que tenía el siguiente encabezamiento: “Los inversores quieren saber cuándo la Justicia pondrá presa a Cristina Kirchner”. A continuación la nota transcribía un supuesto diálogo que se habría producido en España entre el Presidente Mauricio Macri y el ex presidente del Gobierno español, Felipe González. La versión del diálogo que dio Bonelli es la siguiente:

Presidente: ¿por qué no va presa Cristina Kirchner?”. La directa pregunta fue de Felipe González y ocurrió en un encuentro a solas con Mauricio Macri. Al ex jefe de Gobierno español no lo convenció la respuesta llena de evasivas y prudencia. González entonces cambió la pregunta, pero insistió con la cuestión: «¿Cuándo va a ir presa Cristina?”.

Esa información fue desmentida de inmediato por un vocero de Felipe González. Quienes conocemos algo de la política española,  ya sabíamos que una pregunta directa, sin ninguna sutileza, jamás podría haber estado en la boca de Felipe González. En el día de hoy -24 de marzo- el editor de Clarín, Ricardo Kirchbaum, pliega velas y reconoce que fue un error del periodista utilizar el entrecomillado. A continuación aclara que “es muy posible, entonces, que en la reunión de Madrid (la cuestión de la prisión) haya aparecido como uno de los temas de conversación”. Como es obvio, la distancia entre una pregunta que diga “¿Presidente: ¿Cuál es la situación jurídica de Cristina Kirchner?” y otra que diga “Presidente ¿Por qué no va presa Cristina Kirchner?” la distancia es enorme. Es la misma distancia que existe entre el buen hacer periodístico y el periodismo de trinchera. 

 

Leer la nota de Clarín:

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario