Libros únicos, fósiles y documentos históricos en riesgo, advierten Ocampos y Agostino

Confluencia Digital

Legisladores alertaron sobre el riesgo de perder sin remedio una parte importante de la historia rionegrina por la desidia del gobierno provincial en asignar un edificio propio al Archivo Histórico Provincial, a la Biblioteca Regional Patagónica y al Museo Provincial Gobernador Eugenio Tello. Destacaron que la Biblioteca Regional Patagónica posee libros de 1752 y ejemplares únicos, que están en riesgo de destrucción si no son preservados en un lugar idóneo.

Los legisladores del Frente Progresista Jorge Ocampos y Daniela Agostino pidieron al Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes, Secretaría de Cultura, del Ejecutivo provincial, que gestionen la asignación de un edificio propio a esas instituciones culturales, proponiendo que se adapte alguna de las viviendas oficiales ubicada en el radio céntrico de Viedma.

“La Biblioteca Histórica de Río Negro fue creada en el año 2006 mediante la Ley 4129 por el Parlamento provincial, sin embargo pasaron 11 años y solo es una iniciativa parlamentaria” indicaron Ocampos y Agostino.

La diputada detalló que “la misma da cuenta de la existencia de un fondo bibliográfico, único y de incalculable valor, tanto documental histórico, como económico, de aproximadamente 25.000 volúmenes referidos a geología, paleontología, educación, antropología, historia, arqueología y otras ciencias relacionadas a la Patagonia y a Río Negro”.

Recordó Agostino que “esta es una biblioteca que nace como sector dentro del Centro de Investigaciones Científicas, por Decreto 104/70. Numerosos investigadores han concurrido a consultar, conocedores y notificados de la presencia de este material”.

La Biblioteca posee ejemplares que datan del año 1752, considerados únicos en América por la fecha de edición, y otros por ser materiales únicos en el mundo, como “Las Bases”, de Juan Bautista Alberdi, 1ª Edición, con hoja manuscrita de puño y letra del autor; libros de Florentino Ameghino con anotaciones taquigráficas de él mismo; un tomo de las Leyes de Indias, de 1791; los informes de la Comisión Científica a la Patagonia 1881, y el informe realizado por la Universidad de Princeton, entre 1881 y 1904, de cuyos tres únicos ejemplares que quedaron en el mundo esta biblioteca posee uno completo, entre otros.

Indicó Agostino que “se trata de una biblioteca científica y especializada, que se fue edificando como institución responsable de la custodia, preservación, conservación y mantenimiento del material bibliográfico existente sobre Río Negro y la Patagonia, y en particular sobre nuestra historia territorial como Capital Histórica de la Patagonia”.

“Hoy, al igual que el Archivo Histórico Provincial y el Museo Provincial Gobernador Eugenio Tello, necesita ser rescatada del olvido y de su progresivo deterioro, y puesta a disposición y al alcance de la gente, para contribuir a construir tanto conocimiento como memoria e identidad en su comunidad, provincia y región” aseguró la parlamentaria.

“Su valioso patrimonio se encuentra en riesgo de conservación y preservación y su organización interna es asimismo inexistente”, por lo cual instó a las autoridades a ocuparse de su funcionamiento, algo a lo que están obligados por ley.

El Museo Gobernador Eugenio Tello “posee una de las colecciones de material arqueológico más grandes de la provincia, y acostumbraba a organizar, en tiempos de su funcionamiento, exposiciones antropológicas e históricas en las cuales se exhibía valioso material, algunos cuya antigüedad está calculada en 10 mil años de antigüedad”, dijo Ocampos.

En cuanto al Archivo Histórico Provincial de Río Negro (AHPRN), el repositorio más importante de Río Negro, creado en 1967, resaltó que “contiene un fondo documental valiosísimo relacionado con el devenir de la justicia y la policía en Río Negro, una importante masa documental originada en el Poder Ejecutivo territorial, en los Ministerios del Interior y de Justicia de la Nación, en las Cámaras Legislativas, además de diarios, periódicos y revistas, que si bien no son de origen gubernamental, son fuentes fundamentales dado el amplio espacio que le dedicaba la prensa a las cuestiones criminales, al funcionamiento de la justicia y al accionar de la policía”.

El legislador sostuvo que “a pesar del innegable valor que tienen estas instituciones, la desprotección y la invisibilidad han sido el gran denominador común que las mantiene interrelacionadas, encontrándose hoy confinadas a pequeños e inadecuados espacios físicos, que ofician de depósito de piezas únicas, documentos de incalculable valor histórico y elementos hasta milenarios”.

“En la actualidad, la preservación de estos objetos está a cargo de unos pocos empleados que han logrado sostener con muy pocos medios y en bastante soledad, su esencia, a la vez que evitan su eventual desmembramiento y/o desaparición” explicó.

Actualmente estas instituciones están reubicación en la sede del municipio local en la histórica construcción de calle San Martin y todavía no se ha podido dar una respuesta cierta a su situación que ha motivado el reclamo sentido y respetuoso de vecinos de Viedma, representantes gubernamentales, gremiales y hasta de la Defensoría del Pueblo.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario