Alcoholemia: Ser(0) o no Ser(0)

Mabel DellOrfano

Se habla mucho de “alcoholemia”, “tolerancia cero”, qué significa? Alcoholemia es la cantidad de alcohol que hay en sangre y que recorre todo el organismo, afectando diferentes órganos.  Se puede medir  a través de una prueba que mide la cantidad de alcohol en el aire que uno expulsa (exhala).

La cantidad de Una (1) Unidad de Cerveza 4 g/l es 284 cc , de vino de 12,5 g/l es  125 cc y  una botella de fernet de 750 cc es 30 unidades.

Respecto a la necesidad de medir la alcoholemia en los controles de tránsito, el órgano en cuestión, es el cerebro. Por qué? Porque cuando ingiere una lata de cerveza, un vaso de vino, una medida de fernet, de vodka o de whisky, se llega a niveles aproximados de 0,2% (g/l) de alcohol en sangre, según el peso de la persona o el sexo.

Cuando alcanza 0,2% o 0,3% la persona ya comienza a sentir una cierta “estimulación” relajante y placentera. Por qué? Porque el alcohol “deprime”, “anula” el Sistema Nervioso. O sea lo anestesia y altera la capacidad de atención y la lucidez.

El cerebro está dividido por lóbulos, uno de ellos es el frontal, que cumple la función de sostener un juicio crítico, la atención, control de la impulsividad, poder planificar, entre otras funciones, y dicho lóbulo termina de madurar después entre los 20 a los 25 años.

El primer afectado por el alcohol, es el lóbulo frontal, que al inhibirlo o deprimirlo la persona dice o hace cosas que en otros momento no haría, como dice el refrán “solo los niños y los borrachos dicen la verdad”. Porque en los niños no está maduro, o sea no tiene frenos, y en los “borrachos”, porque lo anestesió el alcohol,  además de sentirse  alegre y menos tímido.

Importante es también, la impulsividad, ya que no es casualidad que los hechos violentos estén asociados al consumo de alcohol.

La característica propia del adolescente es la impulsividad y los comportamientos riesgosos, si a ello se le suma un consumo de alcohol, puede hacer una mezcla explosiva e impredecible, porque carecen de un maduro autocontrol, propio de la edad.

Además, comenzando el consumo de alcohol en la adolescencia, el cerebro se habitúa antes de terminar su proceso de maduración, y el problema se prolonga en el tiempo, no sólo porque va generando mayor  tolerancia al alcohol (ingiere grandes cantidades y cree que no le hacen nada, con frases como: “mirá como hago el cuatro”, “me viste algún día borracho”?), sino también, por los daños que pueda haber producido el alcohol. Daños en el cerebro, como la disminución de las capacidades cognitivas (inteligencia), o en otros órganos, descubriéndolos a los 50 años, como una enfermedad hepática (cirrosis), polineuritis (hormigueos en las manos o pies) y otras afecciones como trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, trastornos del sueño, trastornos sexuales, celos patológicos (celotipia alcohólica). Entre otras enfermedades más.

Sin dejar alarmarse por el efecto tóxico del “atracón” de alcohol en una sola noche durante las previas, con bebidas como fernet o bebidas blancas cuyas graduaciones son de 45° de alcohol en un litro, cuando la cerveza es 4° o el vino 9-11°.  Con  otras consecuencias inmediatas también  preocupantes, como la violencia, embarazos no deseados o la transmisión de enfermedades sexual, como el aumento de la prevalencia de sífilis (enfermedad que era prácticamente extinguida). En la Mañana de Cipolletti, la Dra. Luz Riera refiere “Además, indicó que la desafortunada combinación en los adolescentes de alcohol con las relaciones sexuales puede llevar a que muchas veces se olviden del uso de protección. El aumento de las enfermedades de transmisión sexual es la consecuencia visible de la falta de prevención”

Cuando ya se ingiere más de dos vasos, chop o dos medidas de bebida blanca, aumenta la alcoholemia a 0,5% con evidencias en la disminución de la coordinación muscular, un tiempo de reacción más prolongado (la persona que maneja alcanza a ver que se acerca una bicicleta, pero hasta que el nervio óptico le dice al cerebro que  “es una bicicleta”, y aprieta la frenos cuando es tarde) y además la alteración del juicio. 

El riesgo de un accidente fatal para todos los grupos y edades, con pruebas de alcoholemia entre 0,5% y 0,9%, es nueve veces mayor que el de quienes tienen resultados cero. Cada aumento de 0,2% en las concentraciones de alcohol duplica el riesgo de un accidente fatal.

Resumiendo, se ha demostrado que el alcohol disminuye la capacidad para conducir, aumenta conductas de riesgo al conducir, aumenta la agresividad, hace más probable que se violen normas de tráfico, altera los reflejos, los tiempos de reacción a la luz y a eventos imprevistos, y produce cambios fisiológicos que aumentan el riesgo de trauma.

Hoy en Río Negro, como en otras provincias, está en discusión, “alcohol cero“ o seguir con alcohol 0,5%.

La evidencia  de las estadísticas mundiales respecto a accidentes en consumidores de alcohol, demuestra que el consumo de un solo trago, una sola lata de cerveza o una sola copa de vino produce niveles de alcohol en sangre asociados con un deterioro  de las habilidades para la conducción y un incremento en el riesgo de accidentalidad (*).

Se plantea que no  bajaron los niveles de consumo con la normativa de Alcohol cero como está reglamentado en Córdoba, Salta o en la ciudad de Neuquén. Según los últimos controles en enero y febrero de la ciudad de Neuquén, manifestó la autoridad competente de esta provincia, que de cada 3 personas, fue positivo, pero con niveles mayores a 1 %. Los controles demuestran que la ley no sirve? Si esa cantidad de alcohol hubiera sido ilegal igualmente con la ley anterior que permitía 0,5 %. (o sea, más del doble). Si esa persona, a pesar de saber de los controles no pudo dejar de tomar después del primer o segundo vaso, probablemente esté en problemas.  Con ley o sin ley.

Por otro lado los empresarios, están preocupados por la disminución de las ventas, no sé si están preocupados porque no pueden comer ensaladas con vinagre, o por la botella de vino que está en la mesa. Ejemplo una pareja sale a cenar, pide una botella de vino de 12 %  la de 750 ml (equivalente a 9 unidades), porque “tiene casi el mismo precio que la de 500ml” y además con lo que costó, “no vamos a dejar en la botella”.  Eso mismo favorece que ambos, si es que toman los dos, tendrán una tasa del alcohol elevada, seguramente mucho más a 0.5%.  Entonces, el problema es la tolerancia cero? O que si se aplica dicha normativa deberían hacer más controles, y muchos no estarían por debajo del 0,5?

Lamentablemente el comercio o las “fuentes de trabajo” que hay que sostener, por el mismo motivo están las  ventas clandestina de alcohol en alguna casa o en los kioscos, sólo aumenta la oferta para que se consuma más alcohol con todos los riesgos que esto acarrea.  Se naturaliza la situación de ver niños y adolescentes en las cervecerías, tomando vasos de vasos de cerveza en recipientes de más de medio litro,  sin tener  la premura de pedir los documentos antes de vender alcohol a menores de 18 años ya prohibido por Ley Nacional 11.748 o la Ley 24.788

Los adultos no tomamos conciencia de la complicidad que tenemos respecto a los daños provocados a la actual generación joven, con la frase que minimiza “lo hacen todos”, “quien no se emborracho algunas vez?”. Ojalá sea alguna vez, en estos jóvenes es casi todos los fines de semana.  Y para aumentar el riesgo del joven y de los demás, le prestamos o le regalamos un auto.  

En la actualidad, con el hábito y los niveles de consumo de alcohol con el hábito  y los niveles de consumo de alcohol que tiene la sociedad, donde el que no toma, es el raro, es muy difícil poder sostener el límite de consumo de solo un trago para estar en condiciones de manejar y así tener 0,02 o 0,05, hoy es raro que exista la capacidad de autocontrol, por este motivo puede ser mejor o más fácil directamente no tomar alcohol, si va a manejar un auto.

El alcohol ingerido, se metaboliza con el tiempo y el grado de alcohol es menor con el estómago lleno, por este motivo, podría ser de ayuda que en los restaurantes o pizzerías tener aparatos en los que la persona se pueda medir antes de salir y manejar.  Asi como también, en la actualidad existen varias Aplicaciones  (APPS)  para calcular la alcoholemia.

Si la preocupación pasa por los elementos que contienen alcohol como algunos alimentos tipo ensaladas por el vinagre, escabeches, colutorios bucales, etc. Se debería tener la tolerancia en el control que si es positivo para alcohol sea 0,01 o 0,02. Otra posibilidad de positivo es la absorción a través de la piel del alcohol en gel,  por ese motivo, además, se debe tener cuidado con los niños, dado que algunas investigaciones han llegado a encontrar trazas de alcohol en sangre.

Por lo descripto, la Agencia para la Prevención y Asistencia ante el abuso de sustancias y adicciones de la Provincia de Rio Negro,  quiere manifestar: En primer lugar, su conformidad en que se propicie este debate en diferentes ámbitos.

Para reducir los riesgos de accidentes automovilísticos por el consumo de alcohol, las restricciones legales tienen impacto,  pero también es indispensable realizar programas de prevención con información, evitar las propagandas a favor del consumo, los sponsor de marcas de bebidas alcohólicas en diferentes eventos, etc.  En la actualidad está estadísticamente demostrado la disminución de consumo de tabaco en la Argentina, por las normativas restrictivas en ámbitos públicos o cerrados, la prohibición de publicidad, las fotos de enfermedades en los paquetes,  pero también fue muy difícil en ese momento imaginarse ir a cenar y no poder encender un cigarrillo dentro del restaurant.  

Este debate no debe culminar solo en la penalización, sino  abordar el tema del alcohol al volante, propiciando espacios de información, trabajar en prevención no solo a nivel gubernamental sino también en ámbito familiar. El objetivo o el ideal es no tener la necesidad de poner medidas arbitrarias para evitar la multa, sino que la persona que maneja sea lo suficientemente responsable de no tomar alcohol si va a conducir. En Europa, el mensaje en la población está establecido, “no beber si maneja”, y las tasas de alcohol en sangre permitidas en Europa son variables en los diferentes países.

En países como HungríaRumaníaEslovaquia y República Checa está totalmente prohibido dar positivo en el análisis, es decir, hay que dar 0,0 g/l. En SueciaPolonia y Estonia el máximo es 0,2 g/l de alcohol en sangre.

EspañaPortugalItalia y Francia tienen el mismo límite de alcohol en sangre 0,5 g/l.

Es necesario considerar que los autores de los accidentes causados por un conductor alcoholizado, debe ser penado por haber decido tomar alcohol, sabiendo que debía manejar y  entre las medidas a tomar, una debe ser la obligatoriedad de realizar un tratamiento de rehabilitación. Se necesita entre 6 meses a un año de abstinencia, para sobrepasar las diferentes etapas del tratamiento, la primera es la negación de la enfermedad y de las consecuencias, para posteriormente incorporar un proceso de concientización de la problemática.  

Existen también otras medidas de control como el “análisis del pelo”. En el pelo quedan concentradas las sustancias toxicas que la persona consume, como el pelo crece un centímetro por mes aproximadamente, se puede disponer cuando consumió por última vez. Por ejemplo en Alemania, se retira el carnet, no debe consumir sustancias por 6 meses y  además se le pide que no se corte el pelo para poder verificarlo a través de dicha prueba.

Si se debe poner una conclusión final, traducida en una medida de alcoholemia, seria tolerancia cero en menores de 21 años ya que no están capacitados de por sí a sostener un autocontrol y  0,2 g/l en adultos que no son profesionales en el transporte.

Aunque posteriormente se deberá pensar que en los controles se usen reactivos  más amplios en la búsqueda de sustancias, porque se puede tener una “alcoholemia Cero” pero consumió otras drogas, por ejemplo son Cannabis (marihuana) que  altera la percepción y distorsiona las sensaciones espacio temporales y la capacidad de autocontrol o Cocaína y anfetamina: que son estimulantes del sistema, y producen excitación y sensación de impotencia.

El mensaje a incorporar en la población es que “si va a manejar no beba alcohol, NADA. Su familia y la sociedad se lo agradecerá”, “Si vas a salir con tu pareja o amigos a tomar una cerveza o un vino, es mejor que dejes el auto estacionado”.

La autora integra la Agencia para la Prevención y Asistencia ante el Abuso de Sustancias y Adicciones de la Provincia de Río Negro.

 

Bibliografia:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario