Presión de decanos y docentes para que se ponga fin a la toma de Derecho y de Lenguas en Roca

Alicia Miller.

El conflicto generado por seis extrabajadoras de limpieza que exigen ser contratadas en planta permanente por la Universidad Nacional del Comahue ya generó el cese de toda actividad académica durante tres semanas para unos 3.000 alumnos y decenas de profesores de las carreras que se dictan en General Roca. Decanos y docentes suman presión a favor de una rápida resolución del problema.

En la causa iniciada por profesores y no docentes ante la Justicia Federal hoy declara en testimonial la vicedecana de la Fadecs, Ana Matus. En tanto, un grupo de estudiantes y docentes de Derecho presentarían un amparo, tendiente a que se restablezca el ejercicio de su derecho de estudiar y a trabajar. Para eso han buscado la colaboración de docentes de la casa de estudios.

El decano de la Fadecs, Carlos Pescader, quien acudió a la Justicia Federal primero en forma espontánea para pedir que la Policía Federal no se acerque a hacer ninguna constatación sobre la ocupación del edificio, accedió luego a colaborar con al amparo presentado por docentes y no docentes.

A fines de la semana pasada, y en el marco de su declaración testimonial, Pescader presentó un escrito a favor de una solución del conflicto por vía de la mediación y no de la litigación. Admitió la vulneración de derechos, pero dijo que una “intervención judicial represiva” o “punitiva” por la vía del derecho penal no sería adecuada, y se expresó a favor de dejarla como “ultima ratio”.

En ese momento, las partes preparaban una mesa de diálogo, que finalmente fracasó. Por eso, se espera con interés la posición que tendrá hoy la vicedecana sobre el estado actual de la situación, que parece haber endurecido sus posiciones frente a una actitud pasiva del decanato.

El lunes, el rector de la Universidad Nacional del Comahue, Gustavo Crisafulli, en una entrevista que concedió a Confluencia Digital, explicó que “el acuerdo no puede pasar por la contratación de las exempleadas de limpieza”, porque desde hace años el nomenclador de la UNCo “no tiene esas categorías”. Por eso, indicó que las únicas posibilidades son que las extrabajadoras se constituyan en empresa o cooperativa y participaran del llamado para un nuevo contrato o que, a través de entidades de la economía social, se les consiga otro trabajo como ya se hizo con tres de las extrabajadoras.

Si bien el grupo que originó el conflicto es reducido -son seis exempleadas de la empresa que hacía la limpieza que al rescindirse el contrato con ésta se sumaron a una cooperativa a la cual la UNCo contrató hasta terminar el período original- hay otros actores que activan esta protesta: Esta semana, un nutrido grupo de alumnos de la Fadecs que se autoconvocó en asamblea concluyó que “el responsable de la pérdida de clases es el rector” Crisafulli y que “la única solución” es la contratación directa como empleadas de las trabajadoras de la limpieza.

Otro grupo de docentes, no docentes y alumnos de Derecho y de Inglés participaron de los esfuerzos que la secretaria de Bienestar Social de la Universidad Nacional del Comahue, Cristina Cano, quien limpió personalmente el Comedor Universitario en el intento para que se normalizara la prestación de ese servicio, esencial para numerosos alumnos. Cano también participó de una asamblea interclaustros intentando hacer posible la mesa de diálogo interrumpida la semana anterior, pero sin éxito ante lo inconciliable de la postura del reclamo.

En tanto, los decanos de la Universidad Nacional del Comahue expresaron su “preocupación sobre la situación que se genera en las Facultades con sede en General Roca” y manifestaron su “rechazo a prácticas destituyentes”.

“Los intereses de amplios sectores estudiantiles, docentes y no docentes se ven afectados a raíz de prácticas extorsivas que denunciamos. Asimismo, apelamos que se retome el normal funcionamiento de las facultades y que las autoridades elegidas democráticamente terminen sus mandatos preservando la institucionalidad de nuestra Universidad. Por último, manifestamos nuestro repudio al uso de la fuerza y apostamos a las instancias de diálogo para la resolución de todo conflicto”, señalaron los decanos de la UNCo. Entre las firmas se destacan las de Pescader de la Fadecs y María Alejandra Olivares de la Fadel, acompañada por Silvia Roca (FACIAS), Graciela Nievas (FCA), Salvador Canzonieri (FAIN), entre otras.

Ayer, un grupo de profesores de la carrera de Derecho sumó más presión a favor de una rápida resolución del conflicto: Alberto Balladini, Moira Revsin y Maximiliano Camarda, entre otros, suscribieron una nota dirigida al decano de la Fadecs, Carlos Pescader, reclamándole la rápida restitución de los derechos conculcados por la protesta.

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario