Un Soria calmado y sin acento partidario sumó argumentos contra las “murallas” de la Ruta 22

Alicia Miller.

Ante la proximidad de la audiencia pública del 31 de agosto para debatir el proyecto de ampliación de la Ruta Nacional 22, el intendente de General Roca, Martín Soria, repasó a sala llena en el Concejo Deliberante los argumentos que lo llevan desde hace años a resistir las “murallas” que Vialidad Nacional construye a lo largo de la traza.

Con serenidad, mostró la infinidad de notas, cartas documentos, amparos judiciales y gestiones que realizó desde el año 2013, quitándole en forma explícita toda connotación política a la cuestión -“lo mismo que dije durante el gobierno nacional anterior se lo digo al actual”- y centrando el debate en “la defensa de los intereses de los habitantes de General Roca y de nuestros hijos, que serán los roquenses del futuro”.

La manifiesta intención de quitarle componente partidario a un tema que trasciende ideologías se hizo evidente en que no estuvo presente su hermana, la candidata a diputada nacional María Emilia Soria, quien competirá en las PASO del próximo 13 de agosto. También en el tono mesurado que el intendente mantuvo a lo largo de la exposición. Aun cuando incluyó referencias críticas a dos medios de comunicación de la ciudad, lo hizo sin apelar a la iracundia que resulta habitual en sus discursos políticos.

Una y otra vez, Soria se ubicó como autoridad de todos los habitantes de Roca, sin distinción política, y agradeció el acompañamiento de los vecinos que firmaron el aval al amparo y asistieron a su convocatoria. Anticipó que en los próximos días buscará realizar otra, más amplia, con la participación de referentes de todos los sectores de la ciudad.

Soria centró su exposición en dos cuestiones fundamentales:

1-“Imágenes falsas”

Dijo que Vialidad Nacional mintió al presentar las imágenes de cómo quedaría la obra de la autopista, en su paso por General Roca y que fueron publicadas por un diario local. Tomó para ello datos tomados del proyecto gubernamental presentado hace apenas unos días y como resultado del amparo judicial iniciado por el Municipio de General Roca con el aval de 20.000 vecinos.

Soria exhibió imágenes que indican que, lejos de los 200 metros de elevación que mostró Vialidad en el acceso principal a la ciudad -el cruce de Ruta 22 y Avenida Roca, la “muralla tendrá casi 700 metros. Y que lo mismo sucederá en las entradas previstas a la altura de las calles San Juan y Mendoza. Esto implicará que el paso de la Ruta 22 frente a la ciudad de General Roca será, para el intendente, “una montaña rusa, ya que entre una subida y otra quedarán sólo 180 metros llanos. Los conductores tendrán que parar a recuperarse, porque seguramente quedarán mareados”, ironizó Soria, para dar cuenta de lo que -a su juicio- es un disparate.

Ratificó además una de las principales preocupaciones planteadas durante el amparo: que el proyecto de Vialidad Nacional no prevé accesos a la ciudad a la altura de la calle Jujuy, lo que implica dejar al Parque Industrial de General Roca sin vinculación directa con la principal vía de comunicación con la región y el país. Tampoco se prevé un acceso a la altura de Damas Patricias.

2-Mayores costos

El otro punto central del análisis de Soria fue comparar el proyecto de Vialidad -que contempla 24 cruces elevados de la Ruta 22 a lo largo de los 100 kilómetros entre Godoy y Cipolletti- y la propuesta municipal que consiste en que la Ruta 22 mantenga su nivel en toda la traza y que sean los accesos a los pueblos y los cruces previstos los que se eleven para pasar por sobre la vía principal.

“Éste es el criterio que prevalece en el país y en el mundo, como lo reconoce la propia Vialidad Nacional y como lo señala el Estudio de Impacto Ambiental realizado en 2005 antes del cambio de proyecto de autovía a autopista y el que ahora -aunque tarde- realizó la empresa que ganó la licitación”, dijo Soria.

Mostró también imágenes para indicar que, según la iniciativa que respaldan él y los técnicos del municipio, los cruces elevados afectarían sólo 45 metros hacia el interior de la ciudad -por Avenida Roca, Mendoza y San Juan- en lugar de los 700 metros de “muralla” para elevar la Ruta 22 en cada una de esas intersecciones.

Como la ruta es más ancha que los cruces, la diferencia de costos es importante: $33.000.000 cada uno de los 24 terraplenes y “murallas” previstos por Vialidad Nacional en la traza de la Ruta 22, frente a $6.400.000 que costaría elevar cada uno de los cruces en los accesos previstos por el proyecto municipal. “Con lo que ellos hacen un terraplén, nosotros hacemos prácticamente cinco cruces”, señaló el intendente.

Una y otra vez se preguntó a quién beneficiaría ese gasto superior, una diferencia económica que fue admitida también por el Proyecto de Impacto Ambiental y por el propio ministro de Obras Públicas de la Nación, en una entrevista que el intendente leyó a los presentes.

Cómo se llega a la audiencia pública

El municipio de General Roca -a través de su intendente, Martín Soria- reclamó desde el año 2013 a Vialidad Nacional que realizara una audiencia pública para dar a conocer el proyecto de ampliación de la Ruta Nacional 22.

En 2016, ante la falta de respuestas a su pedido, el Municipio presentó un amparo ante el Juzgado Federal de General Roca para reclamar la realización de la audiencia pública y que se dé intervención a la Municipalidad, como lo prevén la ley General del Ambiente nacional y la norma provincial que la reglamenta en Río Negro.

El pasado mes de junio, el juez Federal de General Roca Hugo Greca hizo lugar a la demanda presentada por el Municipio, “ordenando a la Dirección Nacional de Vialidad dar cumplimiento, ya sea en el marco de la primigenia traza o en la nueva proyectada como autopista, con los requisitos establecidos en el art. 7° relativo a la participación ciudadana y a la intervención municipal en el procedimiento de evaluación ambiental previsto en el art. 8° in fine de la ley 3266, todo en orden a obtener la RA de modo previo a iniciar las actividades de obra correspondientes a la ampliación de la ruta nacional 22 en el tramo del ejido del municipio roquense”.

Antecedentes

A continuación, los principales antecedentes sobre el debate de la Ruta 22, una de las vías de comunicación terrestre que registra mayor cantidad de accidentes fatales del país, sobre todo en su paso por el Alto Valle de Río Negro, una verdadera “ciudad lineal” de más de 100 kilómetros de largo, entre Cipolletti y Chichinales.

Ruta 22: el Municipio de Roca y sus vecinos deberán ser escuchados en audiencia pública

Jueza Pandolfi admitió el amparo de Roca por la Ruta 22 y pidió informe a Vialidad

Las dudas sobre la Ruta 22, en seis fotos

Política, economía y riesgos en torno de la ampliación de la Ruta 22

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario