La izquierda secular frente a la izquierda religiosa

Aleardo Laría.

El profesor italiano Loris Zanata es uno de los comentaristas más lúcidos de la actualidad internacional. En una nota publicada en La Nación  aborda el problema de la crisis de la izquierda. “La izquierda está en crisis, moribunda, ya murió: tal es la música que se escucha por todos lados, desde Inglaterra hasta Australia, desde los Estados Unidos hasta la India”. Pero, se pregunta, ¿cuál es la izquierda que agoniza? Y responde: es la izquierda moderada, reformista, gubernamental, para llamarla de algún modo. A la otra izquierda, en cambio, la que dice comer la comida de los marginados, no le va tan mal. Es la izquierda religiosa que bajo el manto del populismo mantiene su fuerza en Europa y en América Latina.

La otra izquierda, la reformista, vivió un proceso de desencantamiento. Más que abandonar al «pueblo», -como a veces se la acusa-  dejó de creer en «el pueblo» como sujeto mítico al que ella tendría la tarea de redimir. La izquierda reformista es, en este sentido, una «izquierda secular»: tiene una visión desencantada del mundo, no cree en la política como religión, no cultiva relatos épicos, no cree que matando al dragón capitalista hará feliz al «pueblo». La izquierda secular sabe que no será una cruzada anticapitalista la que hará caer desde el cielo el bienestar y la equidad. “La izquierda democrática llegó a la conclusión de que lo que llamamos capitalismo no es un lugar moral donde crece el pecado, no es El Capitalismo, un concepto metafísico, sino un complejo fenómeno histórico, multifacético, cambiante, maleable, que puede dar buenos o malos frutos, mejores o peores, dependiendo de cómo se lo gobierna”.

Leer nota completa

 

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario