Humor y política: Fútbol

Alejandro Rojo Vivot

“La comparación puede también ser chistosa sin mezcla de comicidad alguna, caso que se nos presenta cuando la misma elude toda degradación. Así, la comparación de la verdad con una antorcha que no se puede llevar a través de una multitud sin chamuscar a alguien las barbas, es puramente chistosa, pues da un valor vivo a una expresión que, al convertirse en lugar común, ha perdido su verdadero significado -ʻla antorcha de la verdadʼ- y no tiene nada de cómica, por ser la antorcha un objeto que, aunque concreto, no carece de cierta dignidad”. [1]

Sigmund Freud (1856-1939)

 

A veces, los poderes públicos intervienen en la vida cotidiana de la población hasta niveles inauditos.

En algunas oportunidades, el afán del control en las decisiones individuales se esgrime con argumentos generales que en sí mismos, pocas veces, son discutidos ni definidos con exactitud: patriotismo, progreso, etcétera, abriendo de par en par las puertas de sentimientos válidos para quienes lo manifiestan.

Aquí, una vez más, plateamos que es mejor reír que llorar, focalizando la atención en lo que parece increíble es real.

Peter Berger apuntó: “Plessner [2] añade la noción de que la excentricidad del ser humano es la cualidad que le permite percibir lo cómico y a la vez ser objeto de una percepción cómica. Sólo el ser humano pertenece a diversos niveles del ser y esta experiencia múltiple de la realidad constituye la base de la percepción cómica”. [3]

En la versión actual, el fútbol fue impulsado en Inglaterra (1863) expandiéndose en todo el mundo como una de los deportes de equipo más populares. [4]

En algunas oportunidades los poderes públicos y corporaciones privadas accionan de manera peculiar buscando imponerse en el sentir y opiniones de parte de la población.

En varias regiones de Alemania el fútbol estuvo prohibido por su origen inglés; argumento poco relacionado con el deporte ni con la libertad de elección, aunque sí por los belicistas y expansionistas.

En la Alemania imperial (1874) el docente Konrad Kock [5] lo procuró aplicar como recurso pedagógico en Brunswick, (Braunschweig), [6] [7] generando pronto reacciones adversas entre prominentes miembros de la sociedad de esa época y por parte de la Asociación de Profesores de Gimnasia y la Federación Alemana de Gimnasia, llegando a suprimirlo como actividad escolar, tildándolo de “la enfermedad inglesa”. [8] [9]

Pronto, otras ciudades tomaron medidas similares acallando la creciente pasión por el juego donde el accionar en equipo es clave.

Algunas de las primeras ciudades en incorporar el fútbol fueron Hannover y Bremen. [10]

Baviera (Bayern), Estado Federado que conforma la República Federal de Alemania, recién en 1927 permitió que, en todas las instituciones educativas, se jugara libremente al fútbol en su territorio, más allá que en 1900 fue fundado el exitoso Bayern de Múnich.

[1] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1151. Madrid, España. 1973.

[2] Helmuth Plessner (1892-1985). Sociólogo y filósofo alemán.

[3] Berger, Peter Ludwing. Risa redentora. La dimensión cómica de la experiencia humana. Editorial Kairós. Página 93. Barcelona, España. Febrero de 1999.

[4] football, soccer, balompié. El football americano (1869) es otro deporte bien distinto, inclusive con el rugby inglés (1871). Existen antecedentes desde, por lo menos, la Edad Media en las islas británicas y, en varias regiones desde el siglo III a.C. En China antigua se lo denominó ts’uh Kúh.

[5] Para contrarrestar a los militaristas que rechazaba al futbol, incorporó términos como: ataque y defensa, que siguen utilizándose. A lo que en la actualidad se denomina arco, originalmente se lo conoció como meta ()

[6] Desde 1871 conformó el Imperio Alemán.

[7] El “Imperio alemán” (Deutsches Reich, Kaiserreich o Reich) (1871-1918). En 1918 se convirtió en República; en 1943 se denominó “Gran Imperio Alemán” (Großdeutsches Reich).

[8] En Dresden se practicaba desde 1850.

[9] Koch utilizó numerosos términos extraídos del léxico militar, como defensa, ataque o atacante, que todavía hoy siguen empleándose.

[10] Capitales de Estados que integran la Confederación Alemana.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario