Los expresidentes latinoamericanos que fueron a juicio o están investigados penalmente

Confluencia Digital

Amado Boudou es el primer exvicepresidente elegido en democracia en enfrentar un juicio penal en la Argentina. Su excompañera de fórmula y gestión, Cristina Fernández de Kirchner, podría seguir los pasos que hace años dio Carlos Menem en caso de que avanzara alguna de las acusaciones que pesan sobre ella. Pero en América no están solos. Varios exjefes de Estado de la región están siendo investigados por casos de corrupción o abuso de autoridad o ya han sido condenados.

Un reciente informe de Gonzalo Ruiz Tovar para la agencia DPA detalló los casos más resonantes de expresidentes democráticos que pasaron «del Palacio a los Tribunales», la mayoría de ellos acusados de corrupción, represión ilegal o abuso de poder.

  • Alberto Fujimori. El expresidente de Perú entre 1990 y 2000 está tras las rejas. Purga desde 2007 una condena de 25 años de cárcel como autor mediato de 25 asesinatos perpetrados en su Gobierno. Además, se le probaron varios casos de corrupción, que no cuentan porque las penas no se acumulan.

Alberto Fujimori
Antonio Saca
Lula Da Silva

  • Antonio Saca, expresidente de El Salvador entre 2004 y 2009 también está preso, por desviar 246 millones de dólares de la Casa Presidencial a sus cuentas personales.
  • Francisco Flores, también ex jefe de Estado de El Salvador entre 1999 y 2004, cumplía prisión domiciliaria al momento de su muerte, en 2016, tras ser condenado por desviar 15 millones de dólares donados por Taiwan tras un terremoto.
  • Luis Inazio Lula Da Silva, ex presidente de Brasil entre 2003 y 2010 y un ícono de la izquierda, vio allanar su casa y hasta fue detenido por horas en marzo de 2016. Se le acusa de nexos con el esquema corrupto «Lava Jato» (Lavado de autos), montado por empresas de su país para recibir sobornos o de beneficiarse directamente de favores de compañías investigadas.
  • José Sarney, Fernando Collor de Mello, Fernando Henrique Cardoso, Lula y Dilma Rousseff, los cinco expresidentes de Brasil vivos, están salpicados por el caso Odebrecht por sospechas de corrupción y están siendo investigados judicialmente por ello.
  • Carlos Menem, expresidente de Argentina entre 1989 y 1999, fue condenado a siete años de prisión por contrabando de armas y material bélico a Ecuador y Croacia. La condena fue apelada y debe ser resuelta por la Corte Suprema. En 2015 también lo condenaron a cuatro años y seis meses de cárcel por peculado, pero no fue preso aún por sus fueros como senador.
  • Cristina Fernández de Kirchner, que fue presidenta de Argentina entre 2007 y 2015, está procesada por administración fraudulenta y lavado de activos de origen ilícito y negocios incompatibles, pero por ahora la única causa que terminó la etapa de instrucción y se encamina a juicio es la relacionada con supuestas irregularidades en la operación del Banco Central en el mercado de dólar a futuro.

Otros casos en trámite o que no llegaron a condena

Otros expresidentes enfrentan acusaciones y sospechas, que no han llegado a condena o han sido eludidas por la negativa de los imputados de presentarse ante los tribunales.

  • Ernesto Samper, quien fue presidente de Colombia entre 1994 y 1998, eludió un juicio porque el Congreso trabó el avance en la Justicia de una causa en la cual se probó que a su campaña entró dinero del narcotráfico.
  • Álvaro Uribe, expresidente (2002 a 2010) y Juan Manuel Santos, el actual jefe de Estado de Colombia, también enfrentan denuncias en su contra, que han tenido igual destino.
  • Alejandro Toledo, expresidente de Perú entre 2001 y 2006, lleva meses prófugo tras ser acusado de recibir 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.
  • Alan García y Ollanta Humala, sus sucesores en la presidencia de Perú, tienen investigaciones abiertas en la Fiscalía por la misma supuesta conexión.
  • Michelle Bachelet, actual presidenta de Chile, enfrentó duros momentos cuando su Gobierno quedó afectado por sospechas contra su nuera, acusada de cohecho y evasión tributaria.
  • Gonzalo Sánchez de Lozada, expresidente de Bolivia derrocado en 2003 por movilizaciones populares, elude desde Estados Unidos a una Justicia que lo busca por genocidio, homicidios, lesiones y torturas, entre otros cargos.
  • Jorge Quiroga Ramírez, quien presidió Bolivia entre 2001 y 2002, debe presentarse un día al mes mientras se investigan irregularidades en un contrato petrolero.
  • Miguel Ángel Rodríguez, expresidente de Costa Rica entre 1998 y 2002, tuvo que dejar la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2004 para responder por supuestas irregularidaes en contratos durante su gestión presidencial. Se le condenó a cinco años de cárcel, pero un segundo tribunal lo absolvió.

Rafael Calderón Fournier
Alfonso Portillo

  • Rafael Ángel Calderón Fournier, quien presidió Costa Rica entre 1990 y 1994, fue hallado culpable de beneficiarse con 440.000 dólares en un negocio de equipos médicos, pero la pena inicial de cinco años fue rebajada a tres, con lo que no hubo cárcel efectiva.
  • Alfonso Portillo, expresidente de Guatemala entre 2000 y 2004, no enfrentó a la Justicia de su país, pero sí llegó a un acuerdo con Estados Unidos para confesar lavado de activos y pagar solo un año de cárcel en ese país, lo que hizo entre 2014 y 2015.

El informe de DPA añade que el caso Odebrecht, que en realidad incluye a al menos cuatro grandes compañías brasileñas más, podría ampliar la lista de jefes de Estado o expresidentes ante la Justicia. Sobre dirigentes de países como México, Venezuela y Ecuador recaen graves sospechas.

Comentarios

comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario